Consejos para hacer una reforma integral

Aquí tienes unos consejos para hacer tu reforma integral de tu vivienda sin problemas:

  • Piensa bien en lo que vas a reformar: Seguro que hay partes de la casa que hay que tirar y hacer de nuevo y otras partes que tan sólo hay que reformar. Si tienes claro lo que hay que hacer antes de empezar la reforma te evitarás el típico «ya que…».
  • Valora todas las opciones: Hay materiales, como el PVC o el pladur, que te permiten modificar la estructura de una estancia sin necesidad de hacer obras.
  • Aprovecha para cambiar las tuberías y la instalación eléctrica: Si la casa es muy vieja, es muy probable que tengas que cambiar la fontanería y la instalación eléctrica. Piensa que una vez hecha la reforma, cambiar cualquiera de las dos te va a salir mucho más caro.
  • Valora si hay que reformar la cocina y el baño: La cocina y el baño son las estancias más caras de reformar en una vivienda. Es muy probable que una reforma integral de la casa suponga cambiar totalmente el baño y la cocina.
  • Ten en cuenta aspectos como la iluminación: Una buena iluminación hace que ahorres dinero en electricidad y mejora la apariencia y la comodidad de una estancia. Puede que sea necesario abrir una ventana o agrandar las existentes.
  • Aprovecha para cambiar la decoración: La decoración, por ejemplo, la tapicería o las cortinas, es donde puedes dar un toque personal a la vivienda.
  • Busca la solución más adecuada: No te fijes sólo en las fotos de las revistas de decoración para reformar tu vivienda. Piensa que las casas que aparecen en las revistas suelen ser más grandes que la media.
  • Pide consejo a los profesionales: Un buen profesional conoce la mejor solución para cada problema de una vivienda. Busca un buen profesional para tu vivienda y deja que te asesore sobre lo que debes hacer.
  • Presta atención a los detalles: Hay ciertos detalles, como la conexión de TV o WIFI y el número de enchufes en cada habitación que hay que pensar muy bien antes de comenzar la reforma.
  • Pide varios presupuestos: Pide al menos tres presupuestos para comparar los precios, pero no te dejes llevar sólo por el presupuesto más barato. Pregunta sobre la calidad de los materiales y asegúrate de que el presupuesto no oculta ninguna sorpresa.
  • Ojo con las webs de presupuestos: Hay muchas páginas en Internet especializadas en ofrecer presupuestos para reforma. Para ello te piden los datos, mínimo un teléfono y una dirección de correo electrónico. Una vez que tienen estos datos, te bombardean con ofertas durante meses, incluso después de haber finalizado la reforma.
  • Pide la licencia antes de empezar la reforma: Para hacer una reforma de una vivienda hay que pedir una licencia (licencia de obra menor) en el ayuntamiento de tu localidad. Si la reforma incluye modificar alguno de los elementos estructurales de la vivienda, tienes que pedir una licencia de obra mayor. Para darte la licencia vas a tener que presentar los planos de la reforma firmados por un arquitecto. Las sanciones por reformar una vivienda sin pedir licencia pueden ser importantes.